Cerrar

¿QUÉ HACE ESTE ESPACIO?

Recopilar memorias

La cocreación desde la diversidad promueve el respeto y la tolerancia. Una a una, cada historia contribuye a dignificar de forma simbólica a las víctimas del conflicto armado y a sus familiares.

Reconocer y preservar
la historia

Es importante reconocer y entender cuáles fueron las causas y las condiciones que desencadenaron el conflicto armado y que dieron origen al cometimiento de graves violaciones de derechos humanos.

Promover procesos
de reparación

Cuando las víctimas cuentan su historia y son escuchadas se promueve la resignificación de su dolor, dando paso al inicio de procesos más integrales de sanación.






1931 – 1979

Regímenes militares y represión

Regímenes militares y represión

Con el golpe de Estado al presidente Arturo Araujo en diciembre de 1931, llegó a la presidencia el General Maximiliano Hernández Martínez.

Desde entonces, hasta octubre de 1979, el país fue gobernado oficialmente por regímenes militares caracterizados por ser altamente coercitivos.

Juramentación de soldados. Imagen tomada de El Diario de Hoy, sábado 13 de octubre de 1979. Pág. 5.
Play Video

1931 - 1944

General Maximiliano Hernández Martínez

General Maximiliano Hernández Martínez

El primer régimen militar fue el del General Maximiliano Hernández Martínez, quien ordenó la Masacre de 1932.

Hernández Martínez se perpetuó en el poder durante doce años, durante los cuales predominaron las represiones a la oposición, la falta de libertad de prensa y la ausencia de libertades individuales.

1944-1948

General Salvador Castaneda Castro

General Salvador Castaneda Castro

Entre 1944 y 1949, tras la Huelga de Brazos Caídos que derrocó a Hernández Martínez, militares reformistas propiciaron un golpe de Estado a Castaneda Castro en 1948.

1950

Creación de la Constitución

Creación de la Constitución

El golpe de Estado a Salvador Castaneda Castro en 1948 dio lugar a la redacción de la Constitución de 1950, la primera en la historia salvadoreña que incluía derechos para los trabajadores, prestaciones sociales y contemplaba el voto femenino.

Los presidentes elegidos bajo el nuevo régimen constitucional, Óscar Osorio y José María Lemus, apostaron por la creación del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) y el Instituto de Vivienda Urbana (IVU).

1960

Golpe de Estado que derrocó a José María Lemus

General Salvador Castaneda Castro

Con el derrocamiento de Lemus terminaron los gobiernos militares del Partido Revolucionario para la Unificación Democrática (PRUD), que tuvo su origen en los hechos de 1948. A raíz de esta crisis política se redactó una nueva constitución en 1962 e inició una tercera etapa dentro de los regímenes militares, con los gobiernos del Partido de Conciliación Nacional (PCN).

1961

Tercera etapa dentro de los regímenes militares

Tercera etapa dentro de los regímenes militares

A inicios de 1961 la Junta de gobierno que derrocó a José María Lemus prometió elecciones libres, sin partido oficial.

El Directorio Cívico Militar asumió el poder con golpe de Estado e impuso la ley marcial, fallando a la promesa citada antes. Una manifestación de apoyo a la Junta fue reprimida. El nuevo gobierno fue constituido por los coroneles Julio Adalberto Rivera y Aníbal Portillo, junto con los civiles Feliciano Avelar, José Antonio Rodríguez Porth y José Francisco Valiente.

En diciembre de 1961 los coroneles Rivera y Portillo fundaron el Partido de Conciliación Nacional (PCN).

En abril de 1962 se realizaron las elecciones presidenciales y el coronel Rivera, al no tener contrincantes, asumió el poder.

El Partido de Conciliación Nacional (PCN) se caracterizó por escalar la represión y por mantenerse en el poder de forma fraudulenta.

En este período aparecieron los cuerpos paramilitares y los escuadrones de la muerte, y así se dio paso a las desapariciones forzadas y a las torturas.

El PCN se mantuvo en el poder hasta 1979, bajo el mandato del presidente Carlos Humberto Romero, quien fue derrocado el 15 de octubre, cuando también fue obligado a dejar el país. Este ha sido el último golpe de Estado ocurrido en El Salvador.