Cerrar

Contenido sugerido
...
Conoce la agenda cultural para el rescate de la memoria histórica.

El Centro Cultural de España en El Salvador (CCESV) y el Espacio de Memorias y Derechos Humanos de El Salvador (EMDH) presentaron, en conjunto, la agenda cultural para el rescate...

Leer más
...
Periodistas y académicos participan en taller para mejorar contenidos

El Centro Cultural de España en El Salvador (CCESV) y el Espacio de Memorias y Derechos Humanos de El Salvador, una iniciativa del Programa de las Naciones Unidas para el...

Leer más
Madres enfloraron a sus desaparecidos.

Las madres que no tienen un espacio físico para enflorar a sus desaparecidos asistieron, como cada 1 de noviembre, al Parque Cuscatlán para honrarlos de manera simbólica.


Sofía Hernández tiene 77 años y es miembro del  Comité de Familiares de Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos “Marianella García Villas” (CODEFAM). Es una de las madres que todavía buscan a sus desaparecidos desde la década de los70. Ella inició en esta lucha desde que tiene 34 años.

Sofía desconoce el paradero de su hija, a quien perdió durante la guerra. “Yo sé que ella murió, pero no sé adónde quedó”, lamenta. Tampoco sabe adónde están los cuerpos de su esposo, de sus dos hermanos y de sus sobrinos, así que no tiene un lugar físico para honrarlos. Por estos casos es que organizaciones como CODEFAM, COMAFAC, CoMadres, Probúsqueda y Conabúsqueda celebran, cada 1 de noviembre, una conmemoración en memoria de los desaparecidos, a quienes sus familiares enfloran de manera simbólica.

La actividad se realiza desde hace varios años en el marco del Día de los Difuntos,  porque los familiares de personas desaparecidas no tienen adonde enflorar a sus muertos. “El monumento se construyó por eso, para tener un espacio en donde se pueda hacer un acto simbólico”, manifestó Ninel Pleitez, encargada de proyectos de memoria de la Dirección Nacional de Museos y Salas de Exposición.

«La actividad se lleva a cabo en horas de la mañana porque gente del interior del país viaja a la capital y usualmente asisten unas 300 personas, pero el domingo 1 de noviembre de 2020, debido a la pandemia Covid-19, se celebró de manera diferente. Solo participaron en el evento unas 50 personas, que era límite permitido, y la mayoría eran de San Salvador», aseguró Pleitez.

El evento consistió en una misa conmemorativa y el acto simbólico de enflorar a los desaparecidos, encender una vela y cantar una canción en su honor. El objetivo de esta conmemoración es tener un espacio físico en donde honrar su memoria y crear vínculos con el rescate de la memoria histórica. 


 

“Aquí en El Salvador se celebra el 2 de noviembre el Día de los Difuntos, pero las que no tenemos a nuestros seres queridos en el cementerio vamos al monumento, porque ahí están están todos los nombres de los desaparecidos y asesinados; por eso decidimos celebrar el 1”,  dice Hernández.

“Lo bonito de esto es que nos juntamos varias madres, porque no solo yo tengo desaparecidos, hay muchas que tienen. Nos juntamos, nos contamos nuestras historias y convivimos. Cada quien cuenta su versión sobre cómo le tocó vivir en su caserío, en su cantón. Duele, pero se siente que somos escuchadas, que nos escuchamos unas con otras”, agrega. Sin embargo, cree que la convivencia solo contribuye a que el dolor “sea más suave, pero no se va a quitar”. “Eso no se quita mientras no nos digan adónde están nuestros desaparecidos”, concluye.

Hernández afirma que las organizaciones de la sociedad civil solicitan que se declare el 30 de agosto como Día Nacional de la Desaparición Forzada, pero no lo han conseguido. “Ese es nuestro objetivo, que se tenga un día para celebrar, porque nosotros celebramos el Día de los Difuntos, pero quisiéramos que se reconozca un día para poder conmemorar”, dice.